Cómo peinarse para una boda

Home / Bodas / Cómo peinarse para una boda

Semirecogido sencillo pero apto para casi cualquier ocasión. Muchas de nosotras nos volvemos locas a la hora de elegir un peinado para una boda o una fiesta, queremos algo distinto a la típica melena sin gracia de todos los días,o al recogido soso que nos hacemos siempre. Pero tampoco queremos mirarnos en el espejo y no reconocernos o vernos excesivamente “puestas”.

Para las que les gustan los recogidos, ahora hay muchas opciones que están a la última . Empezando por el clásico moño italiano de nuca alta que siempre estiliza muchísimo el cuello y nos hace parecer más altas y más esbeltas. Este es un recogido que soporta el paso del tiempo como ninguno sin perder un ápice de actualidad, quizá gracias a Audrey Hepburn que de vuelta de la juerga nocturna miraba el escaparate de Tiffnay’s  y… ¡milagro! No se le había movido ni un pelo del sitio!. El suyo tenía la variante del flequillo cortito que era su seña de identidad, pero quizá más difícil de incorporar para nosotras.

Los moños bajos son también perfectos para ocasiones especiales, pero ¡ojo! Acorta el cuello y no estiliza tanto, así que es cuestión de probar en la pelu cómo nos sienta este tipo de peinado.

Los semirecogidos con ondas deshechas a los que puedes aplicar broches, horquillas de brillantitos o florecitas son siempre una buena opción para las que se resisten al recogido y quieren un aspecto más informal.

Las trenzas en todas sus versiones, aplicadas a moños, recogidos, combinadas con pelo suelto o incluso en una sola trenza. Los recogidos con trenzas tipo “holandesa” o los de inspiración griega… Y por supuesto también es una opción la trenza de toda la vida que incluso admite pequeños adornos para hacerla más “de fiesta”. El tema de “trenzar” es ahora lo último y hay montones de formas diferentes de hacerlo. Encontrarás muchos tutoriales en este sentido.

Os recomiendo no dar al acabado final del peinado un toque muy pulido; ahora la tendencia es el “messy hair” o aspecto un poco despeinado o desaliñado. Esto no quiere decir que vayamos con aspecto de “recién levantadas de la cama”; no es fácil de hacer este peinado/despeinado y hay que ponerse en manos de tu peluquero o peluquera de confianza.

Si vas a llevar un tocado clásico entonces sí que recomiendo los peinados más pulidos sin ondas ni rizos y preferiblemente con poco volumen; aquí queremos destacar el tocado así que no es cosa de sobrecargar el aspecto visual.

¡Ya sabéis!: No es cuestión de hacernos un peinado tan elaborado, sofisticado o recargado que no nos reconozcamos en el espejo. Para ese día un pequeño cambio en nuestra manera habitual de peinarnos será suficiente.

Entradas relacionadas

Dejar un comentario